Definir responsables del acto criminal a Kankurúas quemadas de indígenas Kankuamos  

La Red Agenda Caribe, espacio de confluencia y coordinación de 25 organizaciones sociales defensoras de DDHH, mujeres, pueblos indígenas y comunidades afrocaribeñas de los departamentos de Córdoba, Sucre, Bolívar, Atlántico, Magdalena, Cesar y La Guajira expresa su solidaridad con el pueblo Kankuamo, y manifiesta su compromiso para que sean reconstruidas las Kankurúas, al tiempo que eleva su voz de protesta por el cobarde y vil atentado.

Agenda Caribe exige a las autoridades correspondientes establecer quiénes son los responsables del acto criminal contra las Kankurúas de La Mina, resguardo del pueblo indígena Kankuamo en las estribaciones de la Sierra Nevada, departamento del Cesar, Caribe colombiano. Esta voz de justicia resalta, “exigir a la autoridad que esto no se quede sólo en investigación, sino que haya identificación de los responsables, también que como red estaremos atentos en ayudar con la gestión necesaria para apoyar la reconstrucción de las Kankurúas destruidas:” enfatiza Gustavo Balanta Castilla, vocero de Agenda Caribe.

El siguiente texto es la posición de las autoridades del pueblo Kankuamo ante el acto criminal:

“Atentado al corazón de nuestra cultura, incendio a Kankurúas o centros ceremoniales de Minakalwa

Comunidad de La Mina registra los momentos del atentado contra las Kankurúas.

Comunidad de La Mina registra los momentos del atentado contra las Kankurúas.

‘La quema de las Kankuruas de la comunidad de La Mina, del Resguardo Kankuamo, como ONIC estos actos los calificamos como una clara afrenta contra el proceso de reconstrucción cultural del Pueblo Kankuamo, su organización y autoridades.

El enemigo sabe que las Kankurúas son el centro del pensamiento y la fortaleza del cultivar Kankuamo, de la mano espiritual con los hermanos Kogi, Wiwas y Arhuacos. Esto es no es vandalismo, es un crimen contra todo un pueblo’.

Las Autoridades del Pueblo Indígena Kankuamo con gran tristeza denuncian públicamente ante las Autoridades Nacionales Gubernamentales y Judiciales e informan a la sociedad colombiana y a la comunidad internacional el atentado al “corazón de nuestra cultura, el incendio a nuestras Kankurúas o centros ceremonial de Minikalwa” en la Comunidad de La Mina – Territorio Indígena Kankuamo – Sierra Nevada de Santa Marta;  el fatal hecho ocurrió a las 12 de la madrugada del 15 de febrero de 2016, en extrañas circunstancias se conflagraron con todos los elementos tradicionales y espirituales que la integran.

Manifestamos nuestra tristeza y sentamos nuestro rechazo por los hechos criminales malintencionado contra nuestro Pueblo, contra la tierra y el universo; cabe recordar que es desde las Kankurúas y desde los sitios sagrados desde donde sanamos la tierra, enfriamos la violencia y armonizamos el universo para que la vida siga en este planeta.

La comunidad registra el estado lamentable en que quedaron las Kankurúas.

La comunidad registra el estado lamentable en que quedaron las Kankurúas.

Esto sin olvidar que nos encontramos en medio de un proceso de recuperación cultural de la identidad y el restablecimiento del tejido sociocultural y organizativo, y son las Kankurúas en la Sierra Nevada los Centros Espirituales para realizar los ejercicios tradicionales, la reflexión y trasmisión cultural del pasado, presente y futuras generaciones, para conservar el orden Natural, el cuidado de la Madre Naturaleza, la Paz y la tranquilidad en el Territorio y la Comunidad.

También manifestamos que nos causa extrañeza, que estos hechos ocurrieran dos días después del pronunciamiento de los Pueblos Indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta de suspender todos los procesos de consulta previa que se vienen realizando en el corazón del mundo.

Por ello, exigimos el respeto y garantía de nuestros derechos a la Vida e integridad, para seguir perviviendo física y cultural.  Ante esto, demandamos de las Autoridades del Estado Colombiano, el esclarecimiento de los hechos, y de forma coordinada con las Autoridades Indígenas se tomen la medida correspondiente, y se garantice la debida protección y cuidado para todos y cada uno de las autoridades, líderes y miembros del pueblo Kankuamo, con mayor énfasis a las Autoridades del Cabildo Menor de la Comunidad de La Mina.

Cabildo Mayor del Resguardo Kankuamo, SNSM, Valledupar – Cesar, febrero 15 de 2016.”